Edificio Inteligente de EPM

CONCEJALES PUSIERON LA LUPA SOBRE LAS FINANZAS DE EPM

Boletín 105

22 de julio de 2021

 

 

 

Sobre las finanzas y las inversiones realizadas por Empresas Públicas de Medellín – EPM, la concejala María Paulina Aguinaga, bancada citante del debate realizado ayer sobre este tema, expresó su preocupación por el poco avance del proyecto Hidroituango que en seis meses fue de tan solo 1,3 puntos porcentuales, de igual forma, indagó cuál será la fecha estimada para la entrada en operación de este proyecto e invitó a la Gerencia de la empresa a cerrar la brecha entre las proyecciones y la realidad.
 
Afirmó que, la no entrada en operación comercial de Hidroituango en el año 2022 reflejaría una pérdida de ingresos de las obligaciones de energía por $3,68 billones de pesos, $693.000 millones por la ejecución de garantía y una pérdida de ingresos que se ha dejado de percibir por la venta de energía hasta el momento de la entrada en operación del proyecto que ascienden a $6.46 billones de pesos. Los sobrecostos de Hidroituango suman $7.1 billones de pesos, equivalente a media reforma tributaria, puntualizó.
 
Por otra parte, catalogó las utilidades del año 2020 como artificialmente infladas, pues la adquisición del control de Caribe Mar SAS generó un aumento de las utilidades de EPM Matriz que luego se descuentan, por lo cual podría considerarse como una maniobra contable.
 
Finalizó pidiendo al Gerente de EPM mayor transparencia e hizo un llamado a la Contraloría a realizar auditorías más efectivas porque lo bueno o lo malo que pase con EPM lo pagamos todos, vía tarifa servicios públicos y transferencias al municipio de Medellín con la inversión social, afirmó la Concejala.
 
Por su parte, el corporado Daniel Duque, segunda bancada citante, indicó que hablar de la situación financiera de EPM es sinónimo de la capacidad que tiene Medellín para hacer realidad su agenda social, cuestionando si se está castigando la caja de la empresa para darle recursos a la Alcaldía Medellín. Una empresa que a pesar de todo termina trasladando el 55 por ciento de sus utilidades año a año, no debería considerarse en quiebra, con sus propios recursos ha sido capaz de aguantar la contingencia y una pandemia dando resultados positivos, señaló.
 
Sobre la situación financiera, alertó tres aspectos que generan incertidumbre como son la evolución del proyecto Hidroituango, el cobro de las indemnizaciones de las pólizas de seguros y los efectos de la emergencia por el Covid-19, además explicó que la interferencia del alcalde municipal evidencia un riesgo que debe considerarse como el responsable en la baja de las calificadoras y la afectación en la reputación de EPM.
 
De otro lado, evidenció una asimetría en la entrega de información, a pesar de que las calificadoras de riesgo afirmaban desde 2020 se necesitarían $4.9 millones de dólares, EPM insistía que el costo sería de $3.4 millones de dólares y no se necesitaría comenzar nuevos procesos de enajenación. Concluyó haciendo un llamado a rodear a EPM para evitar se siga debilitando institucionalmente, honrar la promesa con respecto a tener una junta directiva con perfiles adecuados y frenar la desinformación y la improvisación.
 
En su intervención, el cabildante Luis Bernardo Vélez, tercera bancada citante, recordó que EPM es una empresa pública y por lo tanto es de la ciudadanía debido a las transferencias que hace a la ciudad, Medellín depende de sus recursos, aseveró. Sobre la venta de UNE, planteó una conversación abierta y con participación de diferentes sectores, donde se analizaría, además de la venta, en qué se invertirán los recursos.
 
Advirtió que la situación de EPM no es exclusiva de la actualidad, sino que viene de tiempo atrás con el despilfarro, decisiones inconsultas, falta de planeación y de transparencia en las inversiones, sobrecostos, gobierno corporativo, aspectos que han afectado la empresa. El reto actual es definir cómo fortalecer la gobernabilidad y el control político en favor de la compañía, señaló.
 
Concejales que tomaron la palabra durante la sesión, expresaron que los cambios en la gerencia de la empresa y el gobierno corporativo tienen un impacto negativo en las calificaciones de riesgo, por lo tanto, cuestionaron la manera en que se toman las decisiones por parte de la junta directiva.
 
Cuestionaron la injerencia política como un factor relevante en la baja de las empresas calificadoras, señalando el interés del mandatario de convertir la entidad en una secretaría de despacho que genera incertidumbre y hace inestable una compañía de talla internacional. Además, manifestaron no tener la suficiente confianza para dar una discusión sobre la venta de UNE y pidieron sea un debate de ciudad.
 
En su presentación, Jorge Andrés Carrillo, gerente de EPM, explicó el portafolio de inversiones distribuidas en compra de acciones por $1.4 billones equivalentes a 15 puntos porcentuales, capitalización por $5 billones de pesos, 57 por ciento; y préstamo entre compañías por $2.5 billones, 28 por ciento; para un total de $8,9 billones de pesos.
 
Explicó que la capitalización de la inversón tuvo un 60 por ciento con dividendos por $6.8 billones de pesos, venta de activos por un valor de $1.7 billones de pesos representada en 15 puntos porcentuales, reintegro de capital por $500.000 millones de pesos correspondiente al 5 por ciento, y la amortización de créditos en los préstamos entre compañías por $2.3 billones de pesos representadas en 20 por ciento; montos que suman $11.3 billones de pesos.
 
Detalló que a marzo de 2021 las empresas filiales aportaron al Ebitda $662 mil millones de pesos, las filiales internacionales han participado con el 54 por ciento y las empresas nacionales con el 46 por ciento; cifas similares al cierre de 2020. En el mismo periodo, EPM cuenta con una deuda por valor de $25.536 billones de pesos, 65 por ciento en pesos colombianos y 24 por ciento en dólaras.
 
Frente a la evolución CAPEX, manifestó que las cifas muestran que el negocio de telecomunicaciones en Colombia requiere de capitalización constante para no entrar en obsoleciencia y ser competitos. Entre el 2015 y 2021 UNE ha generado la suma de $314 mil millones en dividendos. Finalmente, aclaró que la baja por parte de las calificadoras de riesgo, obedece a un asunto de país y las condiciones del contexto nacional como la reforma tributaria y el paro nacional, y no son propias de las decisiones del gobierno corporativo.
 
En su intervención, la contralora de Medellín, Diana Carolina Torres, indicó que fueron realizadas 33 auditorías para la vigencia de 2020 a EPM, sus filiales en Colombia y el exterior, de estas resultaron 89 hallazgos administrativos, 8 con incidencia disciplinaria, 36 hallazgos fiscales que ascienden a un valor de $5.965 millones de pesos.
 
Para el año 2021, la Contraloría de Medellín tiene estimada la realización de 29 auditorías, al cierre del presente informe, cuenta con 11 hallazgos administrativos, 6 con incidencia disciplinaria, 16 hallazgos fiscales con un valor de $3.439 millones de pesos.